alejandra lezama Blog/Vlog Coaching

¿Qué significa ser una persona espiritual?

Frecuentemente, creemos que, sólo ciertas personas son espirituales. Pensamos que, sólo algunos “privilegiados” pueden tener dicha experiencia. Lo cierto es que, si bien, existen muchas prácticas para fomentar el nivel de conciencia de nuestra espiritualidad, todos somos seres espirituales. Todos tenemos la misma valía y la misma Divinidad dentro. La diferencia es que algunos estamos más despiertos a sentirlo y vivirlo.

No se requiere meditar 3 horas diarias, leer mil libros de espiritualidad, practicar yoga todos los días, ir a visitar la India para ser más espiritual. Ok, esto nos puede ayudar, motivar y enseñar, pero no es la esencia. Hay rituales, prácticas, situaciones que nos pueden dar más luces sobre cómo vivirla, pero no hay que apegarnos a ellas. Ellas no nos definen. No las requerimos para estar conectados con nuestro interior, para seguir siendo bondadosos y dar amor incondicional.

Una persona espiritual también puede perder por momentos la paz y alegría. Una persona espiritual también tiene “oscuridad”, ira, miedo y un pasado que puede seguir doliendo. Una persona espiritual también llora y se “equivoca”.

¿Qué te hace realmente espiritual?

Estar conscientes. Ser auténticos, mostrándonos tal cual somos, sin una máscara de perfección o superioridad. Es aceptarnos en nuestra totalidad, abrazando nuestra luz y sombra, aceptando nuestras virtudes y defectos, estando orgullosos de nuestra historia. Es permitirnos tener momentos de rabia, tristeza y de juzgar, pero no dejando de amarnos por ello, teniendo grandes cuotas de autocompasión y sabiendo que nos encontramos en un proceso de aprendizaje eterno. Es dejar fluir esas emociones, porque sabemos que, al no hacerlo, no nos estamos honrando. Al dejarlas salir, nos permitimos SER. Preferimos sentirlas y seguir siendo auténticos, en lugar de fingir y no identificarnos.

Ser espiritual implica decir SÍ a lo que sentimos, es no salir de nuestra casa un fin de semana si no lo deseamos, es no contestar esa llamada que no nos sienta bien, es llorar si tenemos ganas, es mostrar nuestra vulnerabilidad al mundo. Es realizar lo que nos sale del corazón, porque este es el más sabio. Es bailar, cantar, reír, abrazar, besar, saltar. Es escucharnos para hacer lo que nos hace sentir bien, en paz, en coherencia, lo que nos da amor y felicidad. Es dejar ser a los demás tal cual son, en su máxima expresión, aceptándolos y amándolos en esa hermosa imperfección que los hace únicos. Es ver más allá de sus palabras para escuchar lo que sus corazones nos dicen a través de sus miradas. Es darles amor incluso cuando no nos están tratando bien y nos dicen NO con sus palabras.

Ser espiritual es aceptar que no somos superiores a nadie, que no somos maestros de nada, que no somos salvadores del mundo. Por el contrario, estamos aprendiendo de cada una de las personas que se nos cruzan todos los días. Es recordar que todos somos temor y amor.

La espiritualidad no se observa en las “asanas” perfectas del yoga o al cantar los mantras de memoria, sino en la manera en que tratamos a nuestros hijos, pareja, padres, amigos, cuerpo y alma. Es la calidez que irradia nuestro corazón y, por lo cual somos hogar para muchos. Es saber escuchar en lugar de hablar sin parar. Es tener apertura para aceptar el conocimiento de otros y quizá, poder incluirla en nuestra visión de la vida. Es tratar bien a quien no está de acuerdo con nosotros o nos ataca. Es aceptar la rabia, pero sin violencia. Es aceptar el miedo, pero sin ser su esclavo. Es sentirnos mal, pero sin responder con ataques hacia los demás. Es cometer un “error” y pedir disculpas de corazón. Es saber aceptar nuestra plena humanidad y magnífica Divinidad. Es aceptar al ser maravilloso que tenemos al frente y saber que, cuando los abrazamos, quien más ganas siempre somos nosotros.

Es vivir en gratitud permanente con lo que cada día nos ofrece. Vivir en gratitud con la oportunidad de cambiar con cada amanecer, con la vida que nos inspira. Es ser felices en el preciso lugar donde nos encontramos, porque este lugar y personas nos necesitan como nosotros los necesitamos a ellos para crecer. Es agradecer por tener una casa, por el sol que salió, por la naturaleza que nos rodea, porque siempre hay alguien que se preocupa por nosotros, porque estamos sanos. Vivir en gratitud, porque respiramos y ese simple hecho ya nos hace ganadores de lo más importante: LA VIDA.

¡Gracias, gracias, gracias! 🙏

0 comments on “¿Qué significa ser una persona espiritual?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: